lunes, 18 de octubre de 2010

EL CABALLO ESTABA DENTRO



(tomado de Formas de Creática)

El Caballo Estaba Dentro (parábola sobre lo que intentamos)

Cuentan que un pequeño, vecino de un gran taller de escultura, entró un día en el estudio del artista y vio un gigantesco bloque de mármol. Y que, dos meses después, al regresar, encontró en su lugar una maravillosa estatua ecuestre. Y volviéndose al escultor, le preguntó:

-. ¿Y cómo sabías tú que dentro de aquella piedra había un caballo?

La frase del pequeño es bastante más que una ocurrencia infantil. La verdad es que el caballo estaba ya dentro de la piedra, y que la habilidad artística del escultor consistió precisamente en eso: en saber ver el caballo que estaba dentro e irle quitando al bloque de piedra todo lo que le sobraba. El escultor no trabajó añadiendo trozos de caballo sino sacando la figura encerrada en la piedra, viendo dentro lo que nadie veía.

Con la educación pasa algo parecido. La verdadera genialidad del educador no es inducir, sino "educir" (de ahí viene la palabra Educación) sacar, extraer, no añadir al niño lo que le falta, porque no le falta nada, todo está dentro de él.

1 comentario:

  1. Una verdadera gozada ha sido para mí leer esta entrada.

    ResponderEliminar