viernes, 6 de mayo de 2016

LA UNESCO Y "LA VIOLENCIA EN LA ESCUELA"


La UNESCO en su “Reunión de Expertos para poner fin a la violencia en la escuela”, realizada en París del 27 al 29 de junio del 2007, promulgó un documento con riquísima información que ayuda a poner nuestra observación en diferentes aristas y cambiar desde la verdadera INNOVACIÓN EDUCATIVA.
Muchas iniciativas tendrán que aceptarse como buenas medidas de diálogo y tolerancia para poder comenzar a transitar una realidad nueva. Si bien el mundo vive distintas situaciones respecto a la violencia familiar, social y política que luego se instala en la escuela y se reproduce, es urgente la necesidad de espacios de diálogo, reflexión y ACCIÓN.
En ese contexto diferentes expertos en educación, docentes, pedagogos, psicólogos, políticos, padres de familia y ALUMNOS, trabajaron sobre la observación de lo cotidiano y sacaron algunas conclusiones que instaron a modificar políticas nacionales e internacionales sobre  la violencia en la escuela.
Desde EDUCACIÓN PARA EL ALMA reproducimos algunas opiniones y sumamos nuestra iniciativa desde el trabajo realizado desde el amor primigenio y la necesidad imperiosa de hablar sin hipocresía y con una infinita tolerancia sobre lo que compete a este tema.




En general se vislumbró que la violencia se enquista en la escuela con mucha facilidad, ya que hay un caldo de cultivo propicio para que eso ocurra, con estructuras del sistema educativo y modelos que siguen siendo autoritarios y casi nada democráticos; si a eso sumamos los contextos históricos y sociales que se viven en cada sector del planeta, resulta difícil comenzar los cambios estructurales, por lo cual cuando se habla de ellos, se enuncia la URGENCIA de estos procesos. Los contextos pedagógicos suelen promover la educación con fines de CONTROL en lugar de poner la mira en la CONCIENCIA CRITICA. La educación para el control persiste porque uno de los primeros objetivos de la enseñanza ha sido crear alumnos disciplinados, de esta manera no se enseña a analizar valores, ni a tomar decisiones responsables. Se olvida que los humanos somos seres orgánicos, no “lineales” y es imposible que reaccionemos dentro de un estándar tan rígido.

Eric Debarbieux (profesor de la Universidad de Burdeos – Francia), postuló que los responsables de formular políticas pertinentes olvidan que la violencia en la escuela es un problema internacional y requiere soluciones internacionales. “El verdadero problema radica en los actos de violencia cotidianos, que parecen tener poca importancia pero se repiten constantemente y provocan una profunda falta de confianza en sí mismos por parte de los alumnos”.

Betty Reardon (directora del Centro de educación para la paz de la Universidad de Columbia – EEUU), enunciaba que “a menudo la violencia es el resultado de la frustración y la incapacidad de manifestar una idea; por eso es necesario trabajar sobre la mediación y comunicación entre compañeros. Para esto se debe conocer el origen de las manifestaciones de violencia, y la posible forma de reaccionar del modo constructivo.”

Deborah Price (subsecretaria de “Escuelas seguras y sin drogas” del Ministerio de educación de EEUU), sugirió que para que las escuelas sean seguras se debe tener políticas dinámicas y no “solamente” por respuesta. Esto significa que se debe formular la norma antes de que se produzcan los hechos violentos. Señaló que las agresiones a gran escala suelen tener origen en otras de menor importancia como las burlas, el acoso o la intimidación.
También mencionó que los primeros educadores de los niños son las familias y que las escuelas son el reflejo de las familias y las comunidades donde están situadas.

Tuncay Ergene (profesor de la Universidad de Hacettepe – Ankara, Turquía), definió varios programas de prevención generales:
-      PROGRAMAS EDUCATIVOS: educación en derechos humanos, solución de conflictos, prevención y reducción de violencia pandillera, preparación para la vida y prevención de la violencia doméstica.
-   
   SERVICIOS DE APOYO A LOS ALUMNOS: actividades extraescolares, orientación entre compañeros en forma individual y colectiva.
-    RELACIÓN ESCUELA, HOGAR Y COMUNIDAD: grupos de seguridad de padres voluntarios, alianzas entre escuelas y empresas, y equipos de trabajo integrados por miembros de la escuela y la comunidad.
-          PROGRAMAS BASADOS EN MEDIO AMBIENTE Y TECNOLOGIA.
-   POLÍTICAS Y MÉTODOS ESCOLARES: planes de tolerancia “0”, formación de personal sensibilizado con esos asuntos, juntas de arbitraje de alumnos para crear contextos democráticos.

Propuso crear entre escuelas y padres políticas para promover la comunicación, inculcar el sentido de unión entre alumnos y profesores, y acercar servicios de apoyo para la salud afectiva y el progreso académico. Aclaró que los programas que fracasan son los que accionan desde el miedo, o los que se basan en la “gestión” de la ira o la segregación de los alumnos agresivos o antisociales.
Sugirió también que sería propicio que a una lista de “normas de la escuela”, se sume una lista de “derechos de los alumnos” donde quede claro que se RESPETA SU INTELIGENCIA y se PROMUEVEN SUS DECISIONES RESPONSABLES.

Mafakha Touré (director en el Ministerio de educación de Senegal), expresó que se guardaba un silencio cómplice y que la violencia escolar era sólo un reflejo de la violencia general manifestada en los conflictos armados, la violencia familiar y la violencia callejera.
Habló de la realidad cultural de África Occidental donde los alumnos varones sufren castigos físicos en muchos casos como ritos iniciáticos, para preparar a los niños “para ser adultos responsables”; o a las niñas se las hace respetar las prácticas de la mutilación genital femenina.

Enrique Chaux (profesor de la Universidad de los Andes – Bogotá, Colombia), expresó que la inclusión de los alumnos en la toma de decisiones y en la acción tiene un poderoso efecto en la erradicación de la violencia y que la participación en la prevención de la violencia, confiere más autonomía a los alumnos y ayuda a las víctimas a recuperarse. 
Por otro lado, habló de la necesidad de un esfuerzo conjunto, evitando sobrecargar de responsabilidad a un solo sector.




Los alumnos formularon preguntas a los expertos y también al sector político.
-      
    ¿Quiénes son los perjudicados con la violencia escolar?
-      ¿De qué manera son perjudicados?
-      ¿Es diferente la idea de violencia en niños y niñas?
-      ¿Es diferente la idea de violencia según las edades?
-      ¿Qué entienden los gobiernos por CALIDAD EDUCATIVA?
-   
   Señalaron que para que la educación fuera de CALIDAD, debía abarcar la pluralidad, la democracia, y la paz, e intentar reproducir esas prácticas desde la consecuencia de sus políticas.


PROPUESTAS SURGIDAS DE ALUMNOS Y EXPERTOS EN EDUCACIÓN:

-      Promover una contracultura a la política de la violencia.
-      Poner en tela de juicio “el plan de estudios”, “la organización de la jornada escolar” y “la manera de agrupar a los alumnos”.
-      Reproducir los proyectos que obtengan buenos resultados en todos los lugares que puedan difundirse.
-      Mantener el impulso para que los proyectos se autofinancien.
-      Impartir formación a los docentes sobre la participación de los alumnos.
-      La educación para los derechos humanos debería ser un aspecto central de reflexiones y prácticas.
-      Se precisa que se interprete en forma común el carácter y las causas de la violencia, y sus consecuencias.
-      Los alumnos son los que pueden transmitir de modo más elocuente y convincente el mensaje de la NO VIOLENCIA.
-      Debería existir la forma de que los alumnos participen en ámbitos comunitarios y gubernamentales para dar sus soluciones al tema de la violencia en la escuela.

-      La seguridad escolar es una responsabilidad común a escuela, organizaciones comunitarias, padres y alumnos. Las escuelas solas no pueden crear un contexto pedagógico seguro y es imposible lograr un progreso académico en contextos de violencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario